El Papa Francisco dejó ratificó en las últimas horas que es buena su relación con el Presidente Argentino, Javier Milei y aseguró que los ataques que el libertario le hizo meses atrás son cosas que se dicen “en campaña”, pero que la realidad es otra. Asimismo, confirmó que el año próximo viajará a Bélgica, pero que otros dos viajes que aparecen en su agenda, uno de ellos a la Argentina, deben ser repensados por su estado de saludo.

Durante la campaña electora, Milei había sido muy duro con Francisco, a quien había calificado como “el representante del maligno en la Tierra” y un “jesuita que promueve el comunismo” y un “personaje impresentable y nefasto”.

Sin embargo, más tarde, el ahora presidente había pedido de disculpas: “Parece que estás poco informado, porque ya había pedido perdón por eso, y lo volvería a hacer, porque no tengo problema en eso, porque si me equivoco, no tengo problema en repetir que estoy arrepentido por eso”, le contestó Milei a Sergio Massa durante el debate presidencial antes del balotaje que finalmente ganó.

“Además, una de las cosas que dije es que si el Papa quería venir a la Argentina, se lo iba a respetar no solo como jefe de Estado, sino como líder de la Iglesia Católica, por lo tanto, dale, dejá de chicanear y dedicate a bajar la inflación y a terminar el gobierno de manera decorosa, dale”, agregó Milei.

El papa Francisco habló de su visita a la Argentina, de la Guerra en Medio Oriente y respondió críticas: “No soy comunista como dicen algunos”

En las últimas horas, durante una entrevista con la periodista mexicana Valentina Alazraki, el papa explicó: “En la campaña electoral se dicen cosas en broma, digo entre comillas, se dicen seriamente, pero son cosas provisorias. Cosas que se usan para crear un poco de atención, pero que después caen solas”.

“Hay que distinguir mucho entre lo que dice un político en la campaña electoral y lo que realmente va a hacer después, porque después viene el momento de lo concreto, de las decisiones, de esas cosas”, dijo el Papa.

Y sobre si se aclararon en la conversación telefónica que mantuvieron tras la victoria en las elecciones de Milei, el Papa dijo que “si” y agregó: “Yo le hago fe siempre a los políticos. Le hago fe… porque creo que la política, no lo dije yo, lo dijo un papa anterior, es la forma más elevada de la caridad, el amor al pueblo, el amor político”. 

Dos días después del balotaje, el Papa Francisco llamó a Javier Milei y mantuvieron un diálogo “ameno y muy bueno”. En la charla, el mandatario electo ratificó la invitación para que el Pontífice visite la Argentina el próximo año “como jefe de Estado y líder de la Iglesia”, precisaron allegados al ahora presidente. Durante todo el diálogo se dirigió al obispo de Roma como “su santidad”, según trascendió.

Durante la entrevista con el canal N+, Francisco también hizo referencia a sus próximos viajes internacionales y destacó que “está asegurado uno a Bélgica” y “hay dos claros pendientes, uno a la Polinesia y otro a Argentina, que están ahí pendientes, veremos cómo se da la cosa, pero con el tiempo voy a ir retomando las cosas”.

La posibilidad de un viaje de Francisco a Argentina tomó fuerza durante el último tramo de la campaña electoral, cuando incluso surgió la versión de que llegaría al país solo si se daba un triunfo de Massa en los comicios, cosa que fue desmentida por el propio Papa. “Mi visita a la Argentina no depende del triunfo de ningún partido o derrota”, dijo, tajante, en aquel momento ante sus interlocutores. Y agregó que ni él ni su agenda están condicionados por algo partidario. “Nada me condiciona para decidir”, afirmó.

También reveló que no será enterrado en las grutas vaticanas como el resto de pontífices sino en la basílica de Santa María la Mayor, en Roma, donde ya se ha preparado la capilla. Explicó que se lo ha prometido a la Virgen y que ya está preparado el lugar en Santa María Mayor, la basílica papal a la que acude frecuentemente para rezar y también antes y después de cada viaje ante el icono de la virgen ‘Salus Populi Romani’, patrona de Roma.

En la entrevista, el papa también adelantó que, como ya sucedió con el funeral del papa Benedicto XVI, el suyo también será unas exequias de carácter sencillo y con un nueva ceremonia aún más simple. Además, sobre su salud, después de haber pasado una bronquitis, aseguró que se encuentra “bastante bien”: “Me siento bien, me siento mejorado. A veces me dicen que soy imprudente porque tengo ganas de hacer y de moverse. ¿Entonces son buenas señales?”.

Por último, destacó que, por el momento, no ha pensado en la renuncia y que será lo dirá “el Señor, cuando Él quiera”.

Fuente La Unión Digital

Artículo anteriorEl Ejecutivo impulsa proyecto para profesionalizar la Carrera Policial y Penitenciaria
Artículo siguienteMessi ya tiene confirmada la agenda de la pretemporada 2024 con el Inter Miami